SAL EN LAS CARRETERAS

¿Por qué se echa sal en las carreteras cuando nieva?

Publicado en: CURIOSIDADES 0

 

Cuando nieva es habitual en nuestras carreteras ver como se rocian las mismas de grandes cantidades de sal. Es una medida muy efectiva para evitar que el hielo nos cree un serio problema a la hora de circular.

SAL EN LAS CARRETERAS

La nieve es uno de los principales problemas que nos podemos encontrar cuando conducimos, máxime cuando la temperatura reinante es muy baja y esa nieve se convierte en hielo. La fuerza de rozamiento que el asfalto ejerce sobre las ruedas de los coches es fundamental para poder maniobrar, y a fin de cuentas para poder controlar el propio coche.

El hielo, posee un coeficiente de rozamiento mucho menor, con lo que si circulamos sobre una capa de hielo, la fuerza de rozamiento sobre nuestras ruedas se reduce muchísimo, haciendo casi imposible el control del vehículo sobre estas superficies.

 

 ¿pero por qué se echa sal a la carretera?:

 

La explicación a echar sal en nuestras carreteras reside en que cuando disolvemos una sustancia en agua, el punto de fusión de esta desciende.

O sea, que si el agua pura se congela a 0ºC, a presión atmosférica normal, si disolvemos en ella una sustancia como es el caso de la sal, obtenemos lo que se denomina una disolución (un sólido disuelto en un disolvente).

Esta disolución de agua y sal posee un punto de congelación menor que esos 0ºC, dependiendo de la cantidad de sal que haya disuelta por litro de agua, pero que en condiciones ideales puede llegar a descender hasta los -21ºC.

 

 Y qué conseguimos echando sal:

Pues muy fácil, dado que no podemos fundir la nieve o el hielo existente sobre el asfalto (la única forma para hacer esto es aplicar calor), lo que hacemos es utilizarla como disolvente, echando sal para que se forme una disolución agua-sal, que no se convertirá en hielo hasta temperaturas muy por debajo de los 0ºC, y consiguiendo a fin de cuentas que, aunque las temperaturas sean de varios grados por debajo de cero, tengamos sobre la carretera agua (con sal, eso sí) líquida en vez del engorroso y resbaladizo hielo. 

Respondemos ante la situación o estímulo según nuestro estado de ánimo -o momento personal- y la situación ambiental, es decir cada uno tiene su “umbral de intolerancia individual”.

 

FURGOCAR Y SUS VEHÍCULOS DE ALQUILER

Alquiler de furgonetas valenciaPor último, recuerda que en Furgocar llevamos más de 30 años dedicándonos al alquiler de vehículos sin conductor. Disponemos de prácticamente todo tipo de vehículos industriales y turismos de distintas categorías y tamaños.