LOS EFECTOS DEL ALCOHOL EN LA CONDUCCIÓN

Publicado en: NOTICIAS 0

El alcohol disminuye marcadamente la capacidad para conducir con seguridad e incrementa el riesgo de accidente. Afecta directamente al sistema nervioso central: amplía el tiempo de reacción, la percepción (vista y oído). A continuación, los detalles.  

Efectos psicomotrices: da sueño, impide reaccionar ante improvistos y reduce la atención 
Efectos en la visión y en el oído: 
reducción del espacio visual, fácil deslumbramiento
Efectos del comportamiento: 
agresividad, competitividad, euforia

Consecuencias legales: tasa por encima de 0,60 mg de alcohol en aire expirado, es delito

465

El alcohol constituye un factor considerable como causa de accidentes de tráfico. El riesgo de sufrir un accidente habiendo consumido alcohol aumenta exponencialmentea medida que aumenta su concentración en sangre:

 – Con 0.5 gramos de alcohol por litro de sangre (gr/l) se duplica el riesgo de accidente.

– Con 0.8 gr/l se aumenta 4 veces el riesgo de sufrir un accidente.

– Con 1.6 gr/l se aumenta 16 veces el riesgo de sufrir un accidente.

 

Efectos sobre las capacidades del conductor

 Uno de los efectos más importantes, es que el alcohol produce un aumento del tiempo de reacción. Es decir, del tiempo que tarda la persona después de recibir información, en decidir qué debe hacer y cuándo. Esto puede resultar mortal ante una situación inesperada.

 Asimismo, el alcohol produce efectos sobre la resistencia a la monotonía. “Da sueño”. La atención también disminuye, ya se trate de atención concentrada (un solo objeto), o difusa.

 El alcohol también altera la capacidad para juzgar la velocidad, la distancia y la situación relativa del coche, así como la capacidad para seguir una trayectoria (en línea recta o no).

 

Efectos sobre la visión y el oído

 La capacidad para ver objetos bajos los efectos del alcohol se deteriora, incluso con niveles bajos de alcohol en sangre.

 El campo visual se reduce, se altera la visión periférica y se retrasa la recuperación de la vista después de la exposición al deslumbramiento. El oído también se ve perjudicado.

 

Efectos sobre el comportamiento del conductor

 El alcohol produce un efecto de aumento de la “seguridad” en uno mismo. Unido al deterioro de las funciones cognitivas y psicofísicas, ocasiona un mayor riesgo de accidente.

 Bajo los efectos del alcohol, y unida a la falsa sensación de mayor seguridad, son frecuentes las reacciones de euforia, agresividad, conductas temerarias, etc.

 

La conducción bajo los efectos del alcohol es delito

La Ley Orgánica 15/2007 que modificó el Código Penal en materia de delitos contra la seguridad vial, configuró el nuevo delito de conducción bajo el efecto de bebidas alcohólicas, estableciendo que la conducción con una tasa de alcohol en sangre por encima de 0,60 miligramos de alcohol en aire espirado, siempre será considerado delito, sin necesidad de probar que esa tasa de alcohol afecte a las capacidades para conducir.