neumaticos_invierno

Neumáticos de invierno: ¿alternativa a las incómodas cadenas?

neumaticos_invierno_02

Los neumáticos de invierno son unos grandes desconocidos en nuestro país (donde los monta el 3 por ciento de los vehículos, frente al 30 por ciento del resto de Europa). Y es que estas gomas no sólo sirven para sustituir a las incómodas cadenas.

 España es un país de contrastes. Y no, no hablamos de política, sino del tiempo. En la mayoría del país las temperaturas son extremas tanto por arriba en verano como por abajo en invierno, algo que afecta, y mucho, a esos cuatro puntos de enlace entre nuestros vehículos y el planeta Tierra: las ruedas, los neumáticos.

A nadie se le escapa que no es lo mismo circular por el interior de la provincia de Jaén un 13 de agosto a las cuatro de la tarde que por los Pirineos profundos un 13 de febrero a las ocho de la mañana. Las condiciones son extremas, las oportunidades de riesgo, en ambos casos, muy distintas pero muy presentes, y sin embargo estamos acostumbrados a calzar siempre a nuestro coche los mismos zapatos, sean cuales sean dichas condiciones.

¿Para qué sirven los neumáticos de invierno? «Para la nieve», responderán la inmensa mayoría de los conductores españoles, «como su propio nombre indica». Pues no. Su propio nombre indica justo eso, de invierno, o sea, en condiciones meteorológicas frías, por debajo de los siete grados (ver gráfico del final). En ese ambiente gélido, unos buenos neumáticos de invierno no sólo nos servirán para evitar el engorroso uso de las cadenas , sino que las prestaciones y condiciones de seguridad de nuestro vehículo se verán muy incrementadas.

El desconocimiento de dicha tecnología en nuestro país es casi total, pues tan sólo un 3 por ciento de los vehículos monta este tipo de neumáticos en época invernal, frente al 30 por ciento que lo hacen en el resto de Europa.

.

¿Qué aportan a mejor los neumáticos de invierno?

¿En qué aspecto mejoran las prestaciones del coche? En las que están más íntimamente ligadas a la seguridad: tracción, adherencia y frenada. ¿Y ello por qué? Porque el dibujo de la banda de rodamiento es mucho más complejo y profundo que en los neumáticos normales. El objetivo es evacuar agua, barro o nieve con la mayor celeridad, a fin de que la goma no deje de tomar contacto en todo momento con el piso. Además, las laminillas de los tacos (responsables principales de la adherencia de la rueda) se multiplican hasta ocho veces en los neumáticos de invierno. Y, como es lógico, el compuesto también difiere, con unas gomas más blandas para evitar su endurecimiento por debajo de esos referidos siete grados.

¿Y cómo se identifica un neumático de invierno? Por las letras M y S (de Mud y Snow, barro y nieve en inglés) acompañadas de un símbolo que representa una montaña de tres picos con un copo de nieve en su interior. Por tanto, si vemos un neumático con las siglas M+S, significa que es un neumático de invierno según la normativa europea, pero que aún no ha sido homologado como tal. En caso contrario, lo que veremos en dichas ruedas será 3PMSF (de 3 Peaks Mountain Snow Flake). En España la legislación avala que los neumáticos de invierno son una alternativa totalmente legal a las cadenas en los tramos en que estas sean obligatorias.

¿Cuándo es preferible montar el neumático de invierno?

¿Y cuándo es aconsejable su uso? Aunque esto depende mucho de la zona por la que circulemos, lo aconsejable es utilizar los neumáticos de invierno entre noviembre y marzo. De todas formas, y aunque su rendimiento baja considerablemente a altas temperaturas, un neumático de invierno está homologado para su uso en verano, y viceversa.

¿Es suficiente con montarlos únicamente en el eje motriz? Sí, por supuesto, para ello están homologados, pero si ambos ejes calzan ruedas de diferente configuración, se resienten sobremanera los niveles de conducción óptima e incluso la seguridad.

¿Y el precio? Los neumáticos de invierno suelen ser un 10 por ciento más caros que las gomas normales, aunque hay que tener en cuenta que si los adquirimos (todas las grandes marcas de neumáticos disponen de ellos), nos ahorramos las cadenas, además de que nuestras ruedas titulares descansan nada menos que cinco meses al año.

pdf

.

furgoneta para mudanzasY recuerda que en Furgocar llevamos más de 30 años dedicándonos al alquiler de vehículos sin conductor. Disponemos de prácticamente todo tipo de vehículos industriales y turismos de distintas categorías y tamaños. 
Y que contamos con 6 oficinas en la provincia de Valencia y una una oficina que hemos inaugurado en Albacete, lo que nos permite estar cerca cuando nos necesites. Puedes consultar nuestra flota de vehículos de alquiler en www.furgocar.es
.
 .
 .