Valencia apuesta por la bicicleta -

Valencia apuesta por la bicicleta

Valencia apuesta por la bicicleta
  • Todos los itinerarios ciclistas irán por la calzada, sumarán 15 kilómetros y costarán 2,6 millones de euros

  • El ayuntamiento incluirá carriles bici el próximo año en accesos y avenidas de gran intensidad de tráfico.

Un cambio de timón en toda regla es lo que ha dado el ayuntamiento en su estrategia de favorecer a los ciclistas. El concejal de Tráfico, Alberto Mendoza, anunció ayer una inversión de 2,6 millones de euros el próximo año en nuevos carriles bici, por primera vez en accesos de la ciudad y vías de gran intensidad en la circulación.

En todos los casos serán carriles reservados habilitados en la calzada, restando así espacio al tráfico de coches. Sólo habrá tramos puntuales en las aceras, aunque para conectar con rutas ya existentes. La política municipal pasa por convertir a Valencia en la «Amsterdam del Mediterráneo», dijo el edil gráficamente en alusión a la ciudad holandesa conocida entre otras bondades por el claro predominio de la bicicleta en la movilidad urbana.

Así, los nuevos itinerarios se construirán en la avenida del Cid, el acceso de Valencia de mayor intensidad de tráfico. No en todo el recorrido dado que una parte pasa por Xirivella, aunque seguirá hacia el centro para cruzar la Gran Vía Ramón y Cajal y seguir por la calle San Vicente, hasta conectar con el futuro carril de la ronda interior.

Es el modelo que seguirán todos los demás ramales previstos, es decir, extenderse hasta el centro histórico. El anillo ciclista por la ronda tiene ya el proyecto aprobado por la Conselleria de Cultura y costará 678.000 euros. Discurrirá por la calzada y a su paso se construirán nuevos aparcabicis, para responder al incremento seguro de la demanda.

Mendoza calculó que crecerá la oferta un 50% y que, con la ejecución de todos los itinerarios anunciados ayer, en el cap i casal habrá entre 200 y 300 lugares más para dejar candadas las bicicletas. Cualquier empresa o particular puede pedirlos al consistorio, demostrando que la petición responde a un edificio o infraestructura de una buena afluencia de personas.

Otro de los itinerarios en vías de gran intensidad de tráfico será el que vaya por la avenida Menéndez Pidal y la avenida Manuel de Falla, por la marginal izquierda del viejo cauce. El edil dijo que el carril bici del jardín del Turia está pensado más para pasear o hacer deporte, por lo que considera necesario este vial. Como todos, sobre la calzada pese a que las inmediaciones del puente 9 d’Octubre registran retenciones frecuentes en horas punta.

Esta ruta llegará hasta el puente de las Artes, donde la empresa adjudicataria da los últimos retoques a otro carril bici. Conectará con el futuro anillo de la ronda y ofrecerá un acceso cómodo a los ciclistas que viven en la parte norte de la ciudad, desde Marxalenes hasta Campanar.

Las inversiones municipales incluirán otro ramal desde la calle Justicia, pasando sobre el puente de Exposición, la calle Armando Palacio Valdés y Doctor Moliner, para enlazar con Blasco Ibáñez. El mismo criterio servirá en el caso de Isabel la Católica, para prolongar el de Almirante Cadarso y llegar a Colón.

Fuera de las rutas hacia el centro destaca el carril bici por la carrera Malilla, así como otro por la calle Río Escalona. En este segundo caso se unirá el itinerario de la avenida Baleares con el de la avenida del Puerto. Otro destinado a mejorar el servicio en los barrios estará en la calle Ingeniero Luis Peixo, la continuación del bulevar Serrería.

El concejal de Tráfico comentó no obstante que «hay que pensar en todos los vecinos», por lo que descartó a corto plazo introducir el carril bici en lugares como la Gran Vía Marqués del Turia, lo que se barajó en su día. «Confío en que dentro de unos pocos años se puedan quitar las protecciones del carril bici del resto del tráfico», añadió.

El anuario estadístico indica que en 2012 había 137 kilómetros de carril bici en la ciudad, así como 30,5 kilómetros de ciclocalles, vías donde la bicicleta tiene preferencia. Además están las calles 30 de velocidad limitada. Todo el distrito de Ciutat Vella tiene esa categoría, mientras que entre los planes inmediatos del consistorio está hacer lo mismo en el barrio de Ruzafa.

Mendoza presentó ayer el itinerario de las calles Molinell, General Elio y el puente del Real. Adelantó que dentro de escasas fechas presentará el proyecto de la Agencia Municipal de la Bicicleta, un órgano donde las asociaciones del sector debatirán sobre la estrategia a seguir en favor de los ciclistas.